10 Formas de Ganar un Caso por Conduccion Bajo los Efectos del Alcohol o las Drogas

UN ARTÍCULO DEL ABOGADO CHRISTOPHER PARKER-CYRUS

“10 FORMAS DE GANAR UN CASO POR CONDUCCION BAJO LOS EFETOS DEL ALCOHOL O LAS DROGAS”

  1. COMBATIR UN REGISTRO O DENTENCIÓN ILEGAL

    La Cuarta Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos protege contra registros y búsquedas injustificados. Para un vehículo comienza en el momento en que un agente de policía detiene a un individuo. Por lo general, esa detención ocurre cuando un conductor ve que el agente ha encendido las luces, por lo que ese conductor ya no puede circular libremente. Hay muchos asuntos que pueden surgir a raíz de una parada o detención de un conductor de un vehículo. Para que la detención pueda considerarse legal y válida, el agente debe basarla en hechos que provoquen que sospeche que el conductor ha cometido o va a cometer un crimen o una violación de las normas de tráfico. Si el agente no tiene una sospecha razonable, la detención del vehículo es ilegal.

  1. IMPUGNAR LAS OBSERVACIONES DEL AGENTE DE POLICÍA TRAS LA DETENCIÓN

    Los agentes de policía a menudo anotan observaciones que creen que indican el uso de alcohol o drogas. Siguen una serie de pautas que se recogen en un informe, como puede ser el Informe por Influencia del Alcohol. Las típicas observaciones incluyen “ojos llorosos o enrojecidos, balbuceos, olor a alcohol, dificultad para mantenerse en pie, etc.”. Como ejemplo de cómo impugnar alegaciones como los ojos llorosos o enrojecidos puede alegarse que esto puede causarlo un gran número de causas diferentes del alcohol o las drogas, como pueden ser el cansancio, tabaco, lentes de contacto, enfermedad, falta de sueño, etc.

  1. COMBATIR ADMISIONES O DECLARACIONES HECHAS POR UN CONDUCTOR DETENIDO POR LA POLICÍA

    Muchos individuos creen que un agente de policía tiene la obligación de explicarle sus derechos. En realidad el agente no está obligado a leerle a una persona sus derechos de la Constitución de los Estados Unidos ni del Tribunal Supremo de los Estados Unidos en el caso de Miranda contra Arizona. En 1966, el Tribunal Supremo de los Estados Unidos estableció  los “Derechos Miranda” cuando decidió sobre el caso de Miranda contra Arizona, 384 U. S. 436 (1966). La ley dice que las declaraciones que se hagan en respuesta al interrogatorio de un agente del orden público mientras una persona está bajo custodia solo serán admisibles en un juicio penal si la acusación puede probar que a la persona se le informó de sus “Derechos Miranda” antes de comenzar el interrogatorio. La clave está en el derecho de la persona a consultar con un abogado antes de ser sujeto de un interrogatorio. Si la persona no ha sido informada de sus derechos de no autoincriminación antes del interrogatorio, sus declaraciones no podrán utilizarse en su contra en un tribunal penal.

  1. ATACAR LOS EJERCICIOS DE SOBRIEDAD SOBRE EL TERRENO

    Los ejercicios de sobriedad sobre el terreno son una serie de pruebas que se le piden a una persona, en el arcén, cuando se sospecha que conduce bajo los efectos del alcohol. Estos ejercicios incluyen: a. Mirada a un punto fijo horizontal, realizada moviendo un bolígrafo de un  lado a otro justo delante de los ojos de una persona. El examinador se fija en los reflejos de los ojos de la persona y su tiempo de reacción; b. Andar y girar, cuando una persona tiene que dar 9 pasos en una línea, hacer un giro concreto y volver al punto de inicio; c. Mantenerse sobre una pierna, cuando se le pide a la persona que levante una de sus piernas a cierta altura con los ojos cerrados y que cuente; d. Prueba del dedo en la nariz, cuando a una persona se le pide que cierre los ojos y sigua las instrucciones del agente de policía, teniendo que toar la punta de su nariz con el dedo índice de ambas manos de forma alterna. El mejor procedimiento que se puede seguir contra los resultados del agente es revisarlos atentamente, lo que debe quedar detallado en el informe escrito por el agente que ha realizado los ejercicios. Cada detalle de cada ejercicio es importante.

  1. IMPUGNAR LOS PROCEDIMIENTOS DE PRUEBA DEL ALIENTO

    En Florida el límite legal de alcohol en sangre o en el aliento de una persona es de .08. Si una persona registra algo superior a .08, se presume que es culpable de conducir bajo los efectos del alcohol. Sin embargo, los procedimientos de prueba del aliento pueden ser discutidos y una persona podría ganar incluso registrando un nivel superior a 0.8. Primero, tiene relevancia cuánto tiempo ha pasado desde que se ha arrestado a la persona hasta que se realizan las pruebas. Si han pasado tres o cuatro horas, la prueba del aliento puede no ser admisible en un juicio. Segundo, el agente de policía que realiza la prueba debe observar durante al menos 20 minutos a la persona antes de realizar la prueba para asegurarse de que la persona no ha introducido nada en su boca, no ha regurgitado, etc. Puesto que esto podría afectar a la prueba del aliento. Tercer, el agente de policía debe tener dos muestras válidas que se encuentren en un margen de .020 entre ellas. De lo contrario, los resultados de la prueba no podrían ser admitidas como pruebas en un juicio penal. Cuarto, el Departamento de Policía de Florida debe realizar un mantenimiento adecuado de la máquina utilizada para las pruebas cada mes de cada año. Si la acusación es incapaz de probar que el mantenimiento se ha llevado a cabo, los resultados no podrían admitirse como prueba en un juicio penal.

  1. ATACANDO LOS PROCEDIMIENTOS DE ANÁLISIS DE SANGRE

    Aunque el análisis de sangre es el tipo de prueba más precisa en un caso de conducción bajo el efecto del alcohol o las drogas, debe realizarse de forma apropiada para que sea admisible en un juicio penal. Por ejemplo: a. Si no hay un accidente que haya causado heridas físicas serias, un agente de policía debe recibir el consentimiento del conductor para llevar a cabo un análisis de sangre; b. El individuo que realice la extracción de la sangre que se analizará debe tener la cualificación necesaria para realizarlo, ya sea una enfermera o un paramédico certificado; c. Deben seguirse las reglas prescritas para la preservación de la sangre; d. La “cadena de custodia” de la sangre debe seguirse estrictamente una vez se ha extraído la sangre.

  1. COMBATIENDO UN CASO DE DETENCIÓN POR CONDUCCIÓN BAJO EL EFECTO DEL ALCOHOL O LAS DROGAS CUANDO UN CONDUCTOR RECHAZA LAS PRUEBAS DE ALIENTO, SANGRE Y ORINA

    Antes de ofrecer una prueba de aliento, sangre u orina a un conductor, el agente de policía debe leer el “Consentimiento implicado” al conductor. En el Estatuto de Florida 316.1932, la ley del Consentimiento implicado dice: “Cualquier persona que acepte el privilegio extendido de las leyes de este estado para manejar un vehículo dentro de este estado, debe, al conducir dicho vehículo, dar su consentimiento para someterse a una prueba química o física, incluida pero no limitada a, la prueba de luz infrarroja en su aliento para el propósito de determinar el contenido alcohólico de su sangre si la persona es detenida legalmente por una infracción que haya cometido presuntamente mientras conducía o tenía el control físico de un vehículo motorizado al estar bajo los efectos de bebidas alcohólicas”. Si el agente de policía no informa al conductor del Consentimiento implicado antes de que este rechace una prueba de aliento, sangre u orina, el rechazo de la prueba no es válido.

  1. COMBATIENDO UN CASO DE CONDUCCIÓN BAJO EL EFECTO DEL ALCOHOL DONDE HA HABIDO UN INFORME ANÓNIMO

    En los casos en los que ha habido un informe anónimo sobre conducción borracho o conducción errática, el agente de policía no puede detener el vehículo basándose únicamente en dicho informe anónimo. Tras localizar el vehículo, el agente debe realizar la observación independiente de la infracción de una ley que corrobore el informe. Si no se corrobora, puede pedirse una Moción para la supresión de pruebas debido a una detención ilegal.

  1. ATACAR EL CASO A TRVÉS DEL DERECHO A UN JUICIO RÁPIDO

    Una persona acusada de una infracción penal tiene derecho a un juicio rápido. Esto significa que, salvo que la persona o su abogado hayan accedido a renunciar a dicho derecho, la persona tiene derecho a un juicio en un cierto periodo de tiempo. Por un cargo de delito menor en Florida, el periodo es de 90 días. En caso de un delito grave, el periodo es de 180 días. Si el periodo de tiempo especificado se agota sin que la persona renuncie a su derecho a un juicio rápido o el juicio comience, tiene el derecho de perseguir el proceso para la desestimación de su caso.

  1. COMBATIR EL CASO NEGOCIANDO CON LA ACUSACIÓN

    En cada caso de conducción bajo el efecto del alcohol o las drogas, se asignará un fiscal al caso. Al igual que el abogado del individuo se encargará de revisar el caso y luchar por los derechos de la persona, el fiscal también lo revisará para poder llevar a cabo la acusación. La investigación del caso incluye obtener todos los informes del caso, una lista de testigos, la prueba del aliento, el formulario de Consentimiento Implicado, el vídeo del coche patrulla y mucho más. Encontrando debilidades y defensas en el caso para su cliente, un abogado cualificado y experimentado hará lo posible por convencer al fisca de que desestime los cargos o los reduzca a unos menos serios que los de conducción bajo los efectos del alcohol.

Valoraciones y Opiniones

¡CONTACTE HOY MISMO CON NOSOTROS PARA UNA EVALUACIÓN GRATIS DE SU CASO!

Nombre *

Please leave this field empty.

Correo *

Teléfono

Mensaje *

10.0Christopher Parker-Cyrus
The National Trial Lawyers The National Trial Lawyers